(www.sanmigueldeserrezuela.com no se responsabiliza del contenido de la siguiente carta)

 

A PROPÓSITO DE FORMALISMOS:

 

Sr. Palacios: Es mi opinión y con todos mis respetos hacia su persona y el cargo que ostenta.

 

Se ha vivido una jornada de Romería en orden, por parte de un pueblo PLURAL, el suyo, en el que la SINGULARIDAD la ha marcado Ud. Considero que es motivo más que suficiente para decirle que no tiene Ud. cualidad alguna para ese cargo. Le aclaro: me limito a decirle que no veo en Ud. cualidad alguna para ser Alcalde de San Miguel de serrezuela. Temo no explicarme bien ó que Ud. no me entienda.

 

No se confunda, no está Ud. presidiendo “ Naciones Unidas” (“Respeta y serás respetado” alegó Ud. en una reunión con el pueblo. Es cierto. Pero Ud. , experto en extrapolar ideas, estaba queriendo decir: “haz lo que yo digo, y todo saldrá como yo quiero). Sepa que cada comunidad, cada pueblo, tiene su particularidad, y el suyo, como de todos, es SAN MIGUEL DE SERREZUELA, y ha de tener en cuenta que tiene habitantes y, que Ud. no está solo, todo lo contrario. Está Ud. al servicio del pueblo, el mismo que éste fin de semana ha dado un ejemplo de convivencia, en paz. Ud. puso la nota discordante. Cierto, hay que ser formal: el pueblo entero debió con antelación suficiente, a su gusto, pedir permiso. Tal vez con el que hubiera solicitado el Presidente de la Asociación , habría sido suficiente. Quien sabe. Lo que todos sabemos es que el único permiso que Ud. aceptó en ese momento, después de faltar al respeto durante más de 2 horas a todo un Pueblo y al paciente Mariano Díaz, el único formalismo que a Ud. le convenció, fué el de Ricardo Esteban García: “ o la llave ó ..”. Sea Ud. formal y pregunte al pueblo que le parece su forma de gobernar, es de las pocas cosas que haría bien desde su cargo. Tenga el convencimiento de que para nada va a cambiar su historia, yo al menos lo estoy. Si esos formalismos no le convencen hay más, yo le sugiero una : “Espejo espejito...¿quién es en éste pueblo...?, ¿le suena?.

 

M. Teresa Castaño Albarrán.

 

Atrás