ESPECIAL FIESTAS 2003

Un año más y coincidiendo con el primer fin de semana de octubre se han celebrado las fiestas de San Miguel de Serrezuela.

Viernes 3 de octubre:

Se produjo durante la tarde la llegada de aquellos que trabajan fuera de San Miguel de Serrezuela (principalmente en Madrid y otras capitales de España). Se agradece la presencia de aquellos de otros pueblos que acudieron a nuestras fiestas, el futuro de nuestros pueblos depende de “todos”.

La salida de Madrid contó lluvia y atasco (las fiestas de San Miguel de Serrezuela colapsaron la Carretera de La Coruña hasta pasado el túnel del Puerto de Los Leones).

El grupo del viernes animó la noche, se bailó y se disfrutó de la sangría de los Quintos en vasos muy pequeños (casi medicinales) y el clima nocturno fue agradable (no llovió ni hizo frío).

Sábado 4 de octubre:

Mañana despejada y calurosa (el resto del fin de semana nos alegraría con este clima).

A media mañana los niños pudieron disfrutar de los juegos infantiles que el Ayuntamiento financió como medida de estímulo para los más pequeños. Estos juegos contaron con:

- Futbolín hinchable donde los jugadores eran los propios niños

- Zona hinchable de saltos infantiles, donde los más pequeños saltaban descalzos y chocaban entre ellos.

- Toro Mecánico donde pequeños y no tan pequeños se aferraban por manternerse encima del indicado animal.

- Tren infantil que recorrió una y otra vez las calles del pueblo. Los niños se agolparon haciendo cola para tratar de subir al tren, muchos de ellos repitieron varias veces y algún mayor disfrutó subido en el tren mucho más que los pequeños.

Mientras sucedieron los juegos infantiles, los adultos fueron llegando a la plaza para disfrutar de una mañana castellana acompañada de pinchos y bebidas varias. Risas, comentarios, alegría y rumbo a casa para comer (la olla esperaba unos estómagos ya llenos de bacaladito, torrezno, molleja, higadito y varios)

Hubo quien no subió y quedó dormido, quizás la noche “le confundió”.

La tarde llegó acompañada de trajes, vestidos y buena presencia (la virgen nos esperaba a todos). Se subió a la Ermita a por nuestra “Virgen de la Encina” (la fachada principal del cementerio lució su reciente reforma).

Todos colaboramos para llevar a La Virgen hasta la iglesia entre “VIVAS”, poemas, música castellana y bailes regionales.

 

Por la noche nuevo grupo de música, esta vez con un gran camión que ocupó buena parte de la plaza.


En la noche del sábado refrescó (era de esperar, la Sierra de Ávila no perdona) y los jóvenes aguantaron hasta altas horas de la madrugada. Como siempre, no hubo ningún disturbio en unas fiestas donde reinó “el buen ambiente”.


Domingo 5 de octubre:

El domingo la Agenda estuvo más ocupada de lo que todos esperábamos; Por la mañana la misa (muy concurrida) con procesión, dulzaineros y jotas.

Después de la procesión la Casa Sindical y El Bar Nacional se llenaron de sanmigueleños y visitantes dispuestos a pasar unas horas entrañables con refrescos, vinos, pinchos y raciones.

Por la tarde Los Quintos corrieron las cintas un poco antes que de costumbre...

 

porque después nos esperaba un partido de pelota mano en el Frontón de la plaza.

Por la noche, final de fin de semana con “disco móvil” en una plaza un poco menos concurrida (muchos de los no residentes habían emprendido su regreso a casa).

Lunes 6 de octubre:

Las Fiestas no acabaron el Domingo y muchos afortunados que tuvieron la oportunidad de quedarse degustaron en la sala del Ayuntamiento (“el cuarto de oficio”) raciones variadas con bebidas y refrescos por cortesía del Ayuntamiento. Después de las raciones llegó nuestro querido “Mariano Díaz” (el hombre orquesta para muchos) que animó a los lugareños para que bailasen al son de sus canciones.

Martes 7 de octubre:

El martes continuaron las celebraciones en San Miguel de Serrezuela y muchos se reunieron en la Plaza para preparar una hoguera donde pusieron cuatro peroles para cocinar el plato típico de nuestra tierra: LAS PATATAS MACHACONAS (patatas machacadas con pimentón y torreznos).

Atrás