DEL PALEOLÍTICO EN ADELANTE

Se tiene constancia que los alrededores de San Miguel de Serrezuela estuvieron habitados desde muy antiguo. Como pruebas al respecto se han encontrado:

§ Las Puntas de flecha y hachas pulimentadas halladas cerca de la Ermita de San Blas de Santiago de la Puebla, que dejaron huella del paleolítico.
§ Los registros arqueológicos que en Santiago de la Puebla y Alaraz dejaron constancia de la Edad del Bronce.
§ Algunos restos de cerámica, puntas de flecha y otros objetos que en Santiago de la Puebla y Alaraz dejaron patente el paso por estas tierras de la Edad del Hierro.

Aún no hemos encontrado datos que manifiesten la existencia de asentamientos humanos tan antiguos en San Miguel de Serrezuela, pero el cauce del río Gamo y el antiguo pueblo que existió muy cerca de éste, en “Los Baños”, bien merecen un estudio arqueológico que nos resolviera este enigma.

 

LOS CELTAS EN SAN MIGUEL DE SERREZUELA

Aunque el origen de los celtas en Hispania es aún objeto de discusión, se cree que su asentamiento tuvo lugar en el siglo IV a.c. Es en esta cultura celta donde San Miguel de Serrezuela cuenta con su resto arqueológico más antiguo hasta la fecha, “el verraco de San Miguel de Serrezuela”.

Los vettones, pueblo de origen celta, habitaron la península en la época prerromana, ocupando terrenos de Ávila, Salamanca, Zamora y Cáceres principalmente. De los 58 verracos existentes en la ciudad de Ávila, uno de ellos procede de San Miguel de Serrezuela. (Ver artículo al respecto en: www.sanmigueldeserrezuela.com/historia/elverraco ).

 

INVASIÓN MUSULMANA Y RECONQUISTA

La invasión musulmana del 711 confina en tan solo siete años a los reinos hispano-visigodos a una pequeña franja del norte de la Península.

En el 939 Ramiro II, primer rey de León, vence en la batalla de Simancas a Abderramán III. Castilla aún era sólo un condado. Los cristianos refuerzan su línea fronteriza y dos meses después de la batalla intentan una primera repoblación de ciudades desiertas del Tormes, entre las que destaca Penna (actual Peñaranda); pero el intento no fructificó;

En el 1140 Alfonso VII otorgó el privilegio para repoblar las tierras de Alba, en las que se incluía Macotera. Sancho II donó en 1282 Santiago de la Puebla a la villa de Alba de Tormes.

A medida que se consolida el proceso repoblador, la muerte de Alfonso VII en 1157 supondrá la división del reino y estas tierras que habían sido los límites cristiano-musulmanes, pasan a ser la frontera entre la Extremadura leonesa y la Extremadura castellana, que derivarán con el correr de los tiempos en los reinos de Castilla y de León.

A partir de 1157 se producen importantes conflictos fronterizos. Alaraz, Santiago de la Puebla, Macotera y Peñaranda de Bracamonte pertenecen a León, mientras Salmoral, Malpartida, Cantaracillo y Mancera de Abajo pertenecen a Castilla. Parece que por entonces se produjo la batalla del Solobral (o Sologral) en el límite de los términos de Salmoral y Santiago.

 

 

Los enfrentamientos entre castellanos y leoneses son constantes y el conflicto fronterizo no se solucionará hasta 1230, con el reinado de Fernando III el Santo.

 

DE LOS REYES CATÓLICOS A CARLOS I

En 1475, la reina Isabel la Católica acaba de acceder al trono. La iglesia de San Miguel de Serrezuela según el Catálogo Monumental de la Provincia de Ávila fue construida a finales del Siglo XV, por lo que sabemos que ya por aquel entonces San Miguel de Serrezuela contaba con asentamientos de población.

En 1506 la hambruna asoló Castilla y León, la agricultura dependiente del azar y los pocos recursos, supusieron una perdida de población agravada por la epidemia de peste que llegó en los años siguientes.

El 7 de noviembre de 1556, el emperador Carlos I, viejo y cansado, se dirige a su retiro de Yuste, viene desde Valladolid por la vieja calzada de la Plata. Según las "Estancias y viajes del emperador Carlos I” sabemos que el día 7 duerme en Peñaranda y se dirige a Alaraz donde dormirá la noche del día 8 para proseguir su camino por Gallegos de Solmirón hasta Barco de Ávila.

Durante el reinado del Carlos I aparecieron los primeros censos y vecindarios de población. Sus fines recaudatorios los hace incompletos pues no contemplan el número de habitantes -personas- sino el de vecinos o pecheros, lo que hoy entendemos por unidad familiar o contribuyente. Quedaban excluidos mujeres, hijos y demás miembros familiares. Tampoco contribuían, y por tanto no solían figurar, los individuos de la nobleza y el clero.

En 1829 el canónigo Tomás González, encargado del Archivo de Simancas publica el "Censo de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla". Se trata de una recopilación de las plantas de población de los libros de Rentas y Derechos Reales conservadas en Simancas de finales del siglo XVI. Gracias a él podemos conocer detalles de la población de San Miguel de Serrezuela, que contaba en esta etapa de la Historia (fines siglo XVI) con 125 vecinos pecheros.

 

Además, este "Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la provincia de Salamanca" de 1534, nos aporta otros datos importantes, como que San Miguel de Serrezuela pertenecía al señorío de D. Juan de Toledo al igual que Mancera, Naharros del Castillo, Salmoral y Gallegos de Solmirón. D. Juan de Toledo era pues el señor de las Cinco Villas.

Pero el dato más relevante, lo vemos en el Censo de vecindades de la provincia de Salamanca, que además de cifrar en 138 los vecinos pecheros de San Miguel de Serrezuela, nos confirma que en 1530 San Miguel de Serrezuela pertenecía a la provincia de Salamanca.

 

EL II SEÑORÍO DE LAS CINCO VILLAS

El Primer señor de las Cinco Villas (entre las que se encuentra San Miguel de Serrezuela) fue D. Pedro de Toledo.

D. Juan de Toledo, hijo de D. Pedro de Toledo, a finales del siglo XV es el II señor de Mancera y de las Cinco Villas. Era primo del duque de Alba y consuegro de D. Cristóbal Colón.

En el Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la provincia de Salamanca, D. Juan de Toledo era en 1534 el señor de Mancera, Salmoral, Naharros del Castillo, San Miguel de Serrezuela y Gallegos de Solmiron, configurándose todas ellas como el Señorío de las Cinco Villas.

Dª María de Toledo nació en torno 1490 y falleció en La Española (Santo Domingo - República Dominicana) en 1549. Hija de D. Juan de Toledo (II señor de las Cinco Villas) se casó en 1508 con el hijo primogénito de D. Cristóbal Colón..

 

EL III SEÑOR DE LAS CINCO VILLAS

D. Luis de Toledo, hijo de D. Juan de Toledo y casado con Dª Isabel de Leyva, fue el III señor de las Cinco Villas.

D. Luis de Toledo tuvo dos hijos Enrique e Isabel que tomaron los hábitos carmelitas. Su primogénito D. Pedro de Toledo y Leyva heredó el mayorazgo y título de señorío y obtendrá el marquesado de Mancera.

 

EL IV SEÑOR DE LAS CINCO VILLAS

 

D. Pedro de Toledo, hijo de D. Luis de Toledo y Dª. Isabel de Leyva nació en Úbeda (Jaén) en 1585, en el seno de una familia nobiliaria de gran tradición en la ciudad. Gentilhombre de la cámara del rey que llegaría a ostentar los títulos de I marqués de Mancera, IV señor de Cinco Villas, III señor de El Marmol (por matrimonio), comendador de Esparragal de la Orden de Alcántara y miembro del Consejo Supremo de Guerra.

En 1603 D. Pedro sucede a su padre en el señorío de Mancera y de las Cinco Villas.

 

EL V SEÑOR DE LAS CINCO VILLAS

Antonio Sebastián de Toledo, hijo de D. Pedro de Toledo y Leyva y de Dª María Luisa de Salazar y Enríquez. Nació en 1608. Administrador colonial y político español. II marqués de Mancera, V señor de las Cinco Villas, IV señor de El Marmol, comendador de Alcántara y XXV virrey de la Nueva España.


Antonio Sebastián de Toledo. II Marqués de Mancera. Autor anónimo. 1664

 

EL SIGLO XVIII

Del mapa geográfico de 1783, cuando reinaba Carlos III, se sabe que San Miguel de Serrezuela seguía formando parte del Señorío de las Cinco Villas y pertenecía al Partido de Alba de la provincia de Salamanca, como se detalla en el mapa geográfico.

Mapa geográfico de la provincia de Salamanca en el que se distinguen sus partidos, cuartos,sexmos, rodas, campos y concejos y las villas sueltas. Tomás López 1783.

 

El Señorío de las Cinco Villas seguía estando configurado por las Villas:

§ Gallegos de Solmirón
§ Mancera de Abajo
§ Naharros del Castillo
§ Salmoral
§ San Miguel de Serrezuela


En cada villa la justicia estaba depositada en un alcalde ordinario de señorío.

Cabe resaltar que pueblos que hoy gozan de cierta envergadura como Alaraz y Macotera eran del duque de Alba y a fecha de 1787 aún no habían alcanzado la categoría de villas.

Por aquel entonces se elaboró el Catastro del Marqués de Ensenada a partir de unos Interrogatorios -cuestionarios- que se mandaron a cada pueblo y lugar.

A continuación se presentan los datos del Vecindario de Ensenada (pecheros) de 1759 de los lugares que pertenecieron al señorío de las Cinco Villas.


 

San Miguel de Serrezuela tenía 2 beneficiados eclesiásticos. El beneficio eclesiástico era el derecho a percibir rentas y bienes eclesiásticos: tierras, ganados, casas y censos. El titular del beneficio se llamaba beneficiado. Los principales eran los beneficios curados con la obligación de cura de almas. Aunque había otros menores como los beneficios comunes y a censo y renta. Estos últimos se establecían a la muerte de una persona que dejaba una propiedad para que de las rentas que produjese viviese un beneficiado eclesiástico.

 

FELIPE V

San Miguel de Serrezuela durante el reinado de Felipe V pasó a depender administrativamente de la provincia de Ávila y a pertenecer en materia religiosa al obispado de Ávila.

En este siglo XVIII, en lo que respecta a la población, la mortandad producida por epidemias y hambrunas se reduce y el crecimiento sostenido de la población se estabiliza.

Los incrementos demográficos de San Miguel de Serrezuela, al igual que los de otras Villas, demandarán ampliación de las superficies de cultivo y en estas fechas se produce la mayor roturación del monte de encina y su conversión en tierras de cereal y pastos. La tierra alcanza gran valor y la propiedad está mal repartida y es poco productiva.

Atrás