UN DÍA DE MONTERÍA EN SAN MIGUEL DE SERREZUELA


Son 8:30 a.m. del día 16 de noviembre. Más de 30 cazadores se reúnen en el bar Nacional en espera del sorteo de los puestos de caza. Hoy, en San Miguel de Serrezuela, tendrá lugar una montería para cazar jabalís.

 

El Presidente y el Secretario del Coto de Caza organizan los puestos para proceder al sorteo. Serán 28 puestos de caza organizados en línea al final del Berrocal.

El sorteo comienza y cada cazador extrae una papeleta donde se indica el número de puesto que por sorteo se le ha asignado. Este año los puestos se han organizado bastante bien - comentan los cazadores.

 

Toda la montería va a ser grabada en digital por Jose Carlos Cornejo de los Ángeles, que cuenta con el apoyo de:

www.sanmigueldeserrezuela.com.

 

El objetivo: Hacer un documental que este verano se emitirá en digital.

 

Mientras tiene lugar el sorteo, los cazadores tienen esperanza de que la mancha de jabalís esté dentro de la batida. Está chispeando y las nubes amenazan con lluvia. El suelo mojado dificultará a los perros encontrar el rastro. Hay quien cree que si la montería empieza demasiado tarde, los jabalís irán a comer bellota a la zona del río Gamo.

Es hora de preparar la escopeta o el rifle y montarse en los coches para dirigirse a los puestos.

 

Parece que las nubes quieren dejar paso a un sol que nos alegrará el final de la mañana.


Han llegado los perreros a las 10:30 y con ayuda de los ojeadores (unas 10 personas) se organizará una línea que barrerá todo el berrocal y arrastrará la mancha hasta la línea de puestos organizada al otro lado.

Los perreros cuentan con una reala de 20 perros, cuatro de ellos perros de presa. Comienza la montería.

Mientras la línea de ojeadores avanza con la ayuda de los perros, el Berrocal nos muestra sus formas graníticas que los siglos guardaron en nuestra tierra.

Los perros buscan el rastro de la mancha. Acaban de ladrar, han encontrado una zorra que obligarán a entrar en la línea de tiro.

Los perros de presa siguen de cerca de los perreros, mientras el resto de perros ejecutan la ardua tarea de rastrear todo el berrocal procurando mover la mancha hasta los puestos de caza.

Hemos pasado la cumbre del berrocal y al otro lado se puede ver el preciado paraje de encinas mientras avanza el extremo de la línea de ojeadores. Alaraz, tierra de cereales, contempla nuestro gancho desde el horizonte.

 

Ha terminado la montería y los cazadores se retiran de sus puestos de caza

 

La montería ha acabado con 2 zorras. Sólo un rayón (una cría de jabalí) se llegó a ver en la línea de tiro, pero ningún cazador disparó (como debe ser, respetando la Ley de Caza).

 

 

Regresamos tristes al Mesón del Cazador (no tuvimos suerte y la mancha de jabalí no estaba en el Berrocal).

 

Esperemos que en la siguiente montería del 14 de diciembre, encontremos la mancha en La Cespedera.

Y el Mesón del Cazador es testigo de toda la montería. Allí se lleva la comida, se prepara la hoguera y se come con alegría, contando lo mejor de la jornada.

www.sanmigueldeserrezuela.com agradece a la Asociación de Cazadores "Virgen de la Encina" el apoyo y la colaboración prestados en este reportaje.

Atrás